Aeropuerto de Congonhas

El Gobierno brasileño incluyó trece nuevos aeropuertos en la lista de activos estatales que serán ofrecidos en concesión a la iniciativa privada y en la que no entró Congonhas, la terminal para vuelos nacionales de San Pablo y cuya privatización era la más esperada por el sector.

La lista de aeropuertos incluidos en el llamado Programa Nacional de Desestatización consta de un decreto firmado la víspera por el presidente Michel Temer y publicado este miércoles en el Diario Oficial de la Unión.

En la lista figuran las terminales aéreas de capitales regionales como Maceió, Aracajú, Recife, Campina Grande y Vitoria, así como aeropuertos de algunas ciudades con importancia económica como Juazeiro do Norte, Macaé y Bayeux.

La oferta incluye otros cinco aeropuertos de ciudades del estado de Mato Grosso que son importantes productoras agrícolas: Várzea Grande, Rondonópolis, Sinop, Alta Floresta y Barra do Garças.

Su privatización ya había sido anticipada en agosto pasado cuando el Gobierno anunció una lista de 57 activos, incluyendo aeropuertos, carreteras, puertos y líneas eléctricas, que estudiaba conceder a la iniciativa privada en un proyecto para recaudar unos 14.000 millones de dólares y reducir su abultado déficit en las cuentas públicas.

El decreto publicado este miércoles, sin embargo, finalmente permite al Ministerio de Transportes y a la Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac) comenzar los respectivos estudios sobre la forma en que las terminales aéreas serán concedidas y definir el valor mínimo que será exigido a los interesados.

El decreto establece que los trece aeropuertos podrán ser concedidos individualmente o en bloques, según el modelo de privatización que sea escogido.

De la lista inicial de terminales que el Gobierno planeaba privatizar fue excluido el aeropuerto de Congonhas, el segundo mayor del país en número de pasajeros, que era objeto de disputas políticas.

Su exclusión ya era esperada debido a que esta misma semana el ministro de Transportes, Mauricio Quintella, informó de que le presentó a Temer un análisis de consultorías que supuestamente demuestra que la Empresa Brasileña de Infraestructura Aeroportuaria (Infraero), que administra las terminales, perdería su viabilidad financiera sin los ingresos que obtiene como operador de Congonhas.

“Ante esto, el Gobierno evalúa la concesión de Congonhas, siguiendo única y exclusivamente la argumentación técnico-financiera del Ministerio, sin interferencias políticas externas”, según el comunicado divulgado por Quintella.

Pese a esa aclaración, versiones de prensa ya indicaban que Temer venía recibiendo presiones de partidos que integran su coalición de Gobierno y cuyos recomendados controlan tanto Infraero como Congonhas para que el aeropuerto fuese excluido de la lista de privatizables.

De acuerdo con dichas informaciones, los 30 diputados del Partido de la República (PR) exigieron la exclusión de Congonhas de la lista de aeropuertos a privatizar como condición para apoyar a Temer en la votación en la Cámara de Diputados que definirá este miércoles si el Congreso autoriza a la Corte Suprema a abrirle un juicio penal al jefe de Estado por corrupción.

Brasil ofreció ya en concesión a empresas privadas varios de sus principales aeropuertos, entre ellos los internacionales de Brasilia, Río de Janeiro, Sao Paulo y Belo Horizonte.

LEA MÁS:

El Congreso de Brasil decide el futuro del presidente Michel Temer

Source: Infobae
El Gobierno brasileño incluyó 13 aeropuertos en su lista de privatizables

Comentarios

debatedenoticias

leave a comment

No Any widget selected for sidebar

Create Account



Log In Your Account